martes, 28 de marzo de 2017

Abuelos: Héroes de Carne y Hueso.

El pasado mes informamos sobre la actividad socioeducativa que desde el Centro Abierto “Garabatos” se está promoviendo, para celebrar el próximo 15 de Mayo, el día de la Familia.

La misma quiere reforzar y agradecer la relevancia que tienen los abuelos en las estructuras y dinámicas familiares: "Mi abuelo/a tiene superpoderes".



Para apoyar esta iniciativa socioeducativa, exponemos hoy un interesante artículo de Luis Aretio, psicólogo sevillano especializado en Psicología Infantil: “Los abuelos son héroes de carne y hueso”, que da una visión bastante global y completa de lo que Radio ECCA pretende reforzar con esta actividad en su socioeducacativo “Charcos”.

“Lo dan todo en cada misión de cuidar a sus nietos, y parece que nada les pesa, que nunca pasa nada. Asumen un papel arriesgado a veces, se la juegan defendiendo a sus más intrépidos admiradores, esos locos bajitos que son sus nietos. “Tú no te preocupes que no se lo decimos a mamá” una frase recurrente llena de complicidad, porque para qué nos vamos a engañar, si quienes más disfrutan son ellos.


Los padres vamos corriendo entre días y semanas que siempre tienen la manía de quedarse cortos. Ellos, los abuelos, vuelan con una capa invisible tejida de imaginación y disponen siempre de tiempo, y si no lo inventan, porque todo lo demás puede esperar, porque lo primero son sus nietos. Los padres tenemos mil obligaciones, ellos sólo una, y no es obligación sino devoción. La distancia entre los abuelos y sus nietos es la misma que hay entre un sueño y un desvelo. No necesitan estar siempre presentes, su imagen de abuela y abuelo se mantiene en la retina del corazón y se graba para siempre.

Los Abuelos son superhéroes, pero superhéroes de carne y hueso.

Son superhéroes porque olvidan lo mucho que han sufrido hasta llegar a poder disfrutar de este momento. Sus ojos miran y lanzan rayos mágicos invisibles, rayos con ultra caricias para el alma, un arma secreta que cura males, rabietas y pataletas. Se merecen mutuamente, abuelos y nietos se saben queridos por un cariño infinito, donde las condiciones no entienden de intereses sino de fidelidad.


Son los superhéroes del parque, de la guarde y del cole; son los superhéroes de las anginas, de las fiebres con sus estirones, de dolores de barrigas imaginarios o de males que no se curan si no es con el cuidado de los abuelos. Son los que salvan al mundo de villanos enemigos y amenazas. Su poder es el poder de los que aman, haciendo que el sentimiento crezca más allá de lo imaginable, ese es uno de sus misterios, que no se cansan de crecer para ellos.


Ser abuelo o abuela no es un rol, es una condición del alma.

Garantes de comidas de cucharas, son los amos del calabozo, pues chantajean si hace falta con tal que el plato se quede como si nada hubiese ocurrido, y como un susurro mágico, se oye una voz que dice… “¿Te echo un poco más cariño?” No paran de alimentar también el ego de sus nietos. ¡Qué le vamos a hacer, si sus nietos son los mejores, los más guapos y los más inteligentes, y a ver quién les discute eso!

Hay abuelos que trabajan, algunos mucho; pero no importa, suplen la cantidad por la calidad, saben dar sin medir y sin esperar, guardan su tiempo en una caja mágica y lo transforman en llamadas, en visitas inesperadas, en sorpresas curiosas “porque sí, porque les da la gana”. Sus nietos lo saben, y abusan cuando se ven de lo mejor de cada uno, sin miramientos ni tapujos, sólo con lo que surja, con un cuento o un discurso, qué más da…

Hay abuelos que son superhéroes también… porque nos faltan. Sus corazones siguen latiendo en nosotros, en lo que les contamos de cuanto nos han dado y enseñado… son abuelos invisibles, pero que ejercen todo su poder cuando un nieto o una nieta pregunta por ellos, y nosotros, torpes de palabras, les damos de nuevo la vida con sus historias y sus batallas. Ejercen de abuelos desde el cielo, desde una nube mágica que pasa con frecuencia por nuestras vidas, bajando a la tierra como baja la niebla y nos empaña la vista, o el alma.

Son eternos, siempre están presentes. La mirada brillante les delata, la sonrisa perfecta… “Yo soy su abuela, yo soy su abuelo”, presumen, y al presumir aman. Son superhéroes de la bondad, de la generosidad y de la calma. Son superhéroes por la paciencia que muestran, por el cariño con que abrazan. Son nuestros padres y nuestras madres. Son quienes nos han dado todo, lo que somos y lo que tenemos, sobre todo nuestros hijos, sus nietos, la historia de amor más grande jamás contada.

No es magia, es educación.


Luis Aretio.

Así, recordamos que: Utilizando los medios audiovisuales, vamos a sorprender a los/as abuelos/as de la mano de nuestros peques/adolescentes con un vídeo breve en donde cada niño en un tiempo máximo de 10 segundos, nos cuente los SUPERPODERES que tienen sus abuelas/abuelos.


Con los mejores superpoderes haremos un video final que emocione a las abuelos de nuestras familias y que estrenaremos en la Clausura del Periodo Lectivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario